Monti alerta sobre el abismo poblacional, Mas prefiere ocultarlo.

  

Mario Monti, el tecnócrata que no tiene que rendir cuentas a ningún discurso ideológico ni a ningún partido político político, lo tenía muy claro a la hora de hacer balance de la situación de su país y apuntar a la baja natalidad como uno de los más graves problemas estructurales italianos al tiempo que animaba a sus compatriotas a “hacer más hijos”. “Italia se está autodestruyendo”, subrayó. “Un país que no hace hijos no mira al futuro”, añadió.

Pidió, asimismo, que haya un “salto de calidad” en el modo en que se ve a la mujer en Italia, acabando con maneras de “representación humillante”. Eso pudo interpretarse como otro ataque implícito a Berlusconi y a la cultura que representa. Pero también puede la conexión, que aquí nunca ha querido ser reconocida entre baja de la natalidad, aborto, crisis de la fidelidad matrimonial y trivialización del papel de la mujer en la sociedad.

la transmisión de la vida en Cataluña se dificulta ulteriormente por las conexiones entre los ayuntamientos y la Generalitat con las mafias abortistas. En el año del jucio del  “CASO MORÍN”, se ha destapado la conexión del los servicios sociales del Ayuntamiento de Barcelona con la mafia abortista del doctor Morín, sevicios sociales que acosejaban a algunas madres con problemas que acudieran a esas clínicas en las que podrían abortar sin problemas legales ni de plazos. Todo eso ha quedado de manifiesto en el macro juicio. Es una corrupción enorme. Los medios de comunicación han decidido seguir tapándolo todo con la ley del silencio.

El presidente Mas tiene que dar explicaciones de por qué aseguró que todos los abortos se realizarían en dos centros, a los que subvencionó de una manera espléndida al tiempo que, no se sabe por qué, todos los ciudadanos seguimos pagando los abortos que se realizan en los hospitales públicos o concertados.

El señor Mas se ha llenado la boca al hablar de los derechos del pueblo catalán, del que él se considera como el único portavoz autorizado, al tiempo que desoía los derechos de los no nacidos. El señor Mas sabe de sobra que el gran problema de Cataluña no es Madrid, sino las bajísimas tasas de fecundidad de los catalanes, de manera que Cataluña se está quedando sin población, las familias se rompen en proporciones crecientes y tanto el aborto como  la contracepción siguen su imparable escalada hasta la destrucción total de país. De ese país en el que sueña el Honorable president.

Santi Ferreres Illa

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s